“El patinaje ha sido el amor de mi vida” Entrevista a SHEILA HERRERO

Proveniente de una familia humilde de Zaragoza, el 28 de Junio de 1976 viene al mundo Sheila Herrero, precoz patinadora desde que su padre le llevara a casa los primeros patines, comprados en una chatarrería con toda la ilusión del mundo. Sería luego, en su colegio, el “Domingo Miral”, donde se lo empezaría a tomar más en serio, tanto, que el patinaje llegó a ser absolutamente todo para ella.

Tras sencillamente, no tener adolescencia y dedicarle al patinaje diez horas al día durante todos los días de la semana, ¿Sientes que la vida te ha recompensado?

En la adolescencia tuve poco contacto con mis amigos, el estar de aquí para allá es un hecho que te marca bastante, quieras o no. Todavía hoy no sé si la vida me ha recompensado, supongo que sí… sobre todo cuando a diario me siguen recordando por lo que fui, ocho años después de mi retirada el reconocimiento es igual o mayor, esta mañana mismo, he tenido un problema con el coche y ha pasado un señor, que al darse cuenta de que era yo se ha emocionado tanto que he tenido que ir a abrazarlo, tras esto me he metido en el coche y me he puesto a llorar, por lo que es obvio que la vida me ha recompensado, además jamás me molesta que la gente se acerque a mí, todo lo contrario, mi ilusión está intacta.

Durante tus comienzos, en un determinado momento piensas en dedicarte al Patinaje sobre hielo ya que este sí es olímpico por el contrario del patinaje sobre ruedas, finalmente no lo haces pero, ¿Crees que está cerca ese ansiado día en que el patinaje sobre ruedas se convierta en un nuevo deporte olímpico?

Solo es cuestión de tiempo, hemos estado a punto de lograrlo (ella es una de las encargadas de llevar el asunto), podría decirte incluso que nos hemos quedado a un simple voto de conseguirlo pero finalmente esa plaza se la ha llevado el golf, que ya será olímpico el próximo verano en Londres, también han conseguido ser olímpicos recientemente el rugby y el kárate. Soy muy optimista y como te decía creo que solo es cuestión de tiempo y que en las olimpiadas de Río de Janeiro en 2016 lo será.

¿Qué especialidades crees que habría, dentro del patinaje sobre ruedas, en los juegos de Río, en caso de que ya se convierta en nuevo deporte olímpico?

Podría tener cierta similitud con el ciclismo, podría haber una prueba de Ruta y otra de Velódromo.

Si el patinaje sobre ruedas hubiera sido olímpico durante los años que competiste, tu especialidad hubiera sido el Velódromo. ¿Hubieras tenido todavía más repercusión, no?

Así es, lógicamente. Pero me siento muy reconocida, lo que unas olimpiadas otorgan es, sin duda, respeto, por eso lucho por conseguirlo, como parte del patinaje que soy.

Pese al crecimiento del patinaje en tu tierra, en Zaragoza sigue sin haber autódromo, tú tenías que ir a Pamplona a entrenarte, ¿Dónde van los chicos y chicas que comienzan hoy su andadura dentro del Patinaje?

Yo tenía que ir a Pamplona donde ahora mismo existen 5 o 6 patinódromos, tanto en Navarra como en el País Vasco hay muchas más, y mejores, instalaciones que en Aragón. Los chicos y chicas que empiezan ahora van a entrenar a Pamplona, Vitoria, Madrid… En el País Vasco y Navarra dan mejores Becas, a mí, por ejemplo, la mayor Beca que me dieron en mi tierra fueron 75.000 pesetas.

Año 1996. Consigues el oro en los 3000 metros de los Mundiales de Pádova y dos oros en el Europeo de Sulmona, Italia, en 3000 metros y en 10000 eliminación, sin embargo en los nacionales de Pamplona eres segunda, ¿a qué se debe?

Creo que en los nacionales me ganó alguna navarra, quedé segunda por tener el hombro recién operado con 3 clavos, en los campeonatos nacionales siempre ha existido ese derbi regional entre navarros y aragoneses.

Todos los logros que vas consiguiendo hacen que en el año 1997 te fiche el ROCES italiano por dos temporadas. Cuéntanos qué importancia tiene este equipo.

Se trataba en aquellos momentos, del mejor equipo del mundo. Las instalaciones están en Monte de Luna al lado de Ferrari. Me encanta Italia y me adapté muy bien al país.

De ese equipo pasas, en 1999, al VERDUCCI norteamericano, háblanos de ese equipo y de tu experiencia en Estados Unidos.

Cuando me fichan los norteamericanos se trata de un equipo que en esos momentos también podía considerarse mejor equipo del mundo ya que invirtieron mucho en todos los aspectos. Me fui a vivir a California dos años, un lugar totalmente diferente a España, allí mejoré muchísimo la técnica, en Estados Unidos tienen pistas por todas partes, es increíble. Pero a nivel personal no me fue tan bien ya que al ser hispana no estaba muy bien vista, la gente no sabía siquiera donde estaba España, ni si era un país, a veces me preguntaban si estaba cerca de París. La suerte que tuve fue que me podía entender con la gente en español… allí no se habla inglés, se habla americano. Pero a nivel de experiencia fue muy importante para mí y mejoré, como he dicho, en todos los aspectos, me enriqueció.

En ese mismo año se produce tu primer duelo con Chiapucci, una especie de reto, ¿A quién se le ocurre?

Se le ocurrió a él y la verdad es que pese ya tener varios Mundiales y Europeos, es a través de ese acontecimiento cuando adquiero una mayor fama o reconocimiento por parte de la gente. Vinieron todos los medios nacionales, absolutamente todos. Nos sacaron en todas las ediciones del Telediario, en Caiga quién Caiga. Y yo me convierto en “la chica que se enfrentó al Diablo Rojo”.
Aquello fue todo un espectáculo, una especie de show donde no contaba quién ganaba y quién perdía… todos sabíamos que iba a ganar Claudio pese a que yo salía antes con una cierta “ventaja” pero el problema es que él lo tenía mucho más fácil para frenar, frenar con unos patines es mucho más difícil, fueron cuatrocientos y pico metros de divertimento, este primer duelo tuvo lugar en Valencia, alrededor del río. En el segundo duelo, un año después, en lo que se puede llamar una “revancha-espectáculo” se volvió a imponer Claudio.

¿Ahora harías algo así?

Yo siempre he estado dispuesta a realizar algún tipo de acontecimiento así, mezclando dos deportes: atletismo con patinaje e incluso hípica. El año que viene tengo programado un duelo con un caballo y su jinete Además, mantengo un buen contacto con Javier Castañer para proyectos futuros de este tipo y a mí me encantaría.

Tu relación con el ciclismo te viene desde pequeña, en tu casa son grandes aficionados a este deporte.

Sí, a mi familia le entusiasma el ciclismo, no solo verlo en TV sino practicarlo; cuando yo me iba a entrenar con los patines mi padre me seguía detrás con una bicicleta y aún hoy, con 68 años se hace 100 kilómetros al día. Mis padres seguían todo lo que fuera ciclismo por la tele.
Yo hacía apuestas con ellos sobre quién iba a ganar. Uno de los ciclistas que más se admiraba en mi casa era Perico Delgado, el favorito de mis padres. Yo, además de Perico y Miguel Induráin, con el que no me hubiera importado protagonizar un duelo como el que hice con Claudio, me quedo con Alberto Contador porque creo que es un ejemplo a seguir tanto como persona como ciclista, es admirable todo lo que ha conseguido y su manera de comportarse con todo lo que le está pasando últimamente, creo que es verdaderamente injusto.
También me parece muy majico Juanjo Cobo, el último ganador de la Vuelta.

En lo referente a Contador, quisiera que nos hablaras del tema dopping en el patinaje, ¿Has vivido algún caso parecido?

Desde mi experiencia puedo contar que todo se llevaba a rajatabla, he estado presente en muchos controles actualmente y no ha habido ningún problema. A mí, personalmente me hicieron pasar durante mi carrera unos 70 controles y jamás tuve ningún problema.
Pero sí me ha afectado cuando he visto sufrir a otros deportistas como Marta Domínguez, a mí nunca me pareció que Marta tuviera que ver con ese delito que se le acusó, ha habido mucha injusticia con Marta, los que acusan no se dan cuenta de que pueden arruinar una vida, y hablo de Marta como hablo de Alberto (Contador) porque, aunque te absuelvan es algo que te deja una marca para toda la vida… pero por otro lado creo que no tiene por qué, ya que creo que tanto Marta como Alberto son grandes personas y grandes deportistas y pueden superar cualquier obstáculo que se les presente.

Los deportistas nos sacrificamos mucho, sacrificamos toda una vida y no es justo ni lógico pasar de héroe a villano en tan poco tiempo.

¿Qué opinas de las declaraciones que ha hecho recientemente el ex tenista francés Noah sobre España? (Recordemos que hace unos días, Yannick Noah acusó al deporte Español de dopping cuando señaló “¿Cómo es que un país como España puede dominar el deporte de un día para otro?, ¿Descubrieron métodos revolucionarios de entrenamiento que nadie más conoce?”) Personas relevantes como Rafa Nadal y Pep Guardiola ya le han contestado diciendo que está completamente fuera de lugar.

Estas declaraciones me recuerdan a lo que viví yo en el Mundial de Colombia, se decía lo mismo de los colombianos, un país que no había conseguido mucho de repente se llevaban todo, tenían las piernas más fuertes… pero lo más curioso fue lo que me pasó a mí durante dicho Mundial, hoy lo cuento como anécdota pero en su momento fue algo increíble y es que, para pasar un control antidoping, una de las personas responsables del Mundial me dijo que orinara en un bote y yo le dije que no, porque no había ningún tipo de seguridad ni siquiera un médico que es lo mínimo que debía haber, yo no podía estar segura de que ese bote llegara donde tenía que llegar y siendo desconfiada, lo más seguro es que podría haber un cambio, lo más curioso fue que cuando exigí un médico, esta persona llamó a… la primera persona que pasaba por la calle, esto es verdad, para que yo orinara delante de él, algo así como un testigo. Final y lógicamente vino el médico.

Desde luego y comparando el tipo de organizaciones, eso sería impensable en unos Juegos Olímpicos, donde hay mucho más control de todo. En Colombia estábamos apartados de todo, en una zona cercana a militares incluso.

Pienso que para acusar hay que aportar pruebas, creo además que los franceses tienen una cierta manía a los españoles y esto lo digo yo, que también lo viví como patinadora.

El Mundial de Colombia, donde además te “caíste” a un kilómetro de la meta, tuviste un traumatismo en una pierna y te dio una crisis nerviosa.

Tuve mala suerte, pero sobre todo me sentí impotente, como ya declaré a la televisión en su día, las colombianas estaban compinchadas y me tiraron a nada de la meta. Debido a esa impotencia me dio una crisis nerviosa, no me podía creer lo que me había pasado, como es tan fácil que el trabajo de todo un año en el que entrenas 10 horas al día, mañana, tarde y noche, se quede en nada por un acto así.
No solo me tiraron a mí, también tiraron a compañeras italianas, francesas…

Una gran injusticia, aunque luego vinieron a disculparse.

Claro, es muy fácil pedir perdón con el oro colgado al cuello, aún así en tu tierra, tras tus viajes por el Mundo y todos tus logros siempre te han recibido como mereces, ¿verdad?

Siempre un muy buen recibimiento, la gente me da la vida. Para mí es mucho más importante el cariño que me sigue dando la gente que cualquier título que haya conseguido, ya hace 8 años que me retiré y me siguen parando por la calle todos los días. Esta mañana he ido a donar sangre y he escuchado por ahí: “Ala, Sheila Herrero!!!”. La gente se acuerda igual, es tan bonita.
Anoche me dieron un premio en un pueblo cercano a Zaragoza y coincidí con algunos jugadores del Real Zaragoza cuyo comportamiento no me pareció el mejor, ya que había muchísimos niños, unos doscientos y pico, que les pedían autógrafos muy emocionados y ni siquiera les dedicaron una sonrisa, que es lo mínimo, a mí me encantó poder sonreírles y hacerles felices, porque piden muy poco a cambio, para mí, todo eso es una gran recompensa, la gente me dice mucho últimamente que no parezco una campeona del mundo al ser tan como soy, tan cercana supongo.
Anoche, de la emoción y lo feliz que me sentí, no pude siquiera dormirme, ver sonreír a tantos niños te recompensa todo.
No me cansaré de repetir lo importante que es la gente para mí, ojalá durante todos los días de mi vida alguien me parase a saludarme, me llena por completo. Y en especial, los niños.

Eres la deportista española con más Mundiales por delante de otro mito como Ángel Nieto, ¿Te ha felicitado alguna vez?

Claro, Ángel es un tío un poco loco pero súper encantador, alguna vez hemos coincidido en alguna gala de “As”, “Marca” y siempre ha tenido buenas palabras para mí, alguna vez se ha referido a mí como “la niña esta que me va a alcanzar”.
Creo que todos los deportistas que tenemos algo que ver con las ruedas estamos un poco locos, compartimos algo tan importante como la adrenalina pura, la llevamos dentro, siempre he tenido buen rollo con ciclistas y pilotos, todos tenemos en común un ritmo más alto que el que se da en otros deportes.

Sheila, ¿Cómo es tu relación con otras estrellas del deporte español como Marta Domínguez, Pau Gasol, Joane Somarriba, Óscar Freire, Abel Antón, Martín Fiz?

He coincidido con todos prácticamente y para todos tengo buenas palabras; a Marta la admiro pero al deportista que más admiro es a Rafa Nadal, que es una persona muy noble y verdaderamente encantador, con Joane y Pau he coincidido alguna vez pero es sobre todo con Óscar Freire con quien mejor relación tengo, con él y con su mujer, lo admiro.

¿Conseguirá Óscar su cuarto Mundial?

Ojalá lo consiga, voy a ir a ponerle una vela a la Virgen del Pilar para que lo consiga.

¿Cómo te sientes al estar en listas con nombres tan importantes como Michael Jordan, Zinedine Zidane, Michael Schumacher, Jennifer Capriati…?

Pues como la mujer más orgullosa del mundo. Una de las cosas de las que más orgullosa me siento es la de representar a España, es lo más grande y lo más importante. Cuando escuchaba el himno nacional en un país extranjero la emoción era inmensa y las lágrimas me caían a chorros, me siento muy española.

¿Te sientes más reconocida en el extranjero que en tu propio país? ¿En qué lugares has causado más expectación?

Donde más he recibido premios en general es en Sudamérica, concretamente en Argentina, en España es diferente porque me ven, me reconocen… pero en el extranjero se me valora más por lo que he conseguido objetivamente y menos como persona.
Además, Argentina es el único país donde creo que podría vivir, sin contar España y pese a haber viajado por el mundo tanto tiempo, tantos años, haber vivido en Italia y Estados Unidos, debo decir que como en España, en ningún lado.

¿Crees que a lo largo de todo este tiempo, desde que comenzaste hasta ahora, 8 años después de tu retirada, los políticos en tu tierra han cambiado algo para mejorar el patinaje sobre ruedas?

El deporte tiene mucho más seguimiento, eso está claro, pero pienso que no se ha mejorado mucho, es más, creo que la situación sigue siendo muy parecida, sobre todo, es cierto, en Aragón, donde faltan todavía muchas instalaciones, becas, apoyos…

En el año 2001 se te concedió el oro del Premio Reina Sofía, antes ya habías conseguido plata y bronce, ¿Alguna vez te propusieron para el Premio Príncipe Asturias?

No me propusieron y es algo que ya no se puede hacer porque tienes que ser deportista en activo, pero de todas formas yo estoy encantada con la medalla de oro del Premio Reina Sofía y con la recepción que tuvo lugar en la Casa Real.

Sheila recibiendo el Reina Sofía en el año 2001

Más tarde, en la Gala del Deporte del año 2002 recibes el premio a la mejor deportista femenina española, siendo Pau Gasol el masculino. Tu vestido causó mucha expectación al considerarse algo atrevido y te conviertes en la protagonista de una Gala en la que faltó Pau.

No tenía ni idea de lo del vestido, de verdad, es la primera vez que lo escucho. (Ríe)

Supongo que lo dirían porque llevaba la espalda descubierta y un escote hacia abajo, porque yo, sobre todo me siento mujer de la cabeza a los pies, siempre me ha gustado sentirme sexy y dejar claro que ser deportista no tiene por qué estar reñido con ser sexy.
Es un vestido que me volvería a poner.

Los últimos datos que tenemos sobre ti son del año 2003, cuando te retiras y solo tienes 27 años… ¿Por qué tomas esa decisión?

Yo ya no tenía ilusión, no era feliz, sé que a mis padres no les sentó bien, ellos querían que siguiera, mis padres, a los que admiro, siempre me exigieron mucho, en especial mi padre; recuerdo cuando gané mi primer título Mundial que me dijo que con eso no hacía nada, que la historia nunca recuerda eso… y me preguntaba “¿Acaso te acuerdas tú de quién quedó tercero en el Tour de hace diez años?, tú tienes que ganar por lo menos dos o tres Mundiales más” y yo le decía “Papa, ¡que acabo de ganar un Mundial!”, mis padres se quedaron muchas veces sin vacaciones para poder pagarme todo y les estaré eternamente agradecida pero no me arrepiento de haber tomado la decisión de retirarme.

¿Cuál fue el detonante para no sentirte feliz haciendo aquello que más amabas?

Mi salud entró en una vorágine de muchas cosas y sufrí una anorexia nerviosa, me quedé muy delgada, de hecho mi último título Mundial lo gané pesando 39,40 kg y yo no quería ser imagen de eso. Aquello me afectó, tanto, que ahora doy charlas sobre la relación que tienen deporte y anorexia, dejando claro que el deporte es deporte y la salud, salud y con esta no se puede jugar.

Además, en Zaragoza funciona la Escuela de Patinaje Sheila Herrero. ¿Cómo va la cosa?

Cada año crece más, ahora mismo contamos con 650 alumnos y 250 padres, que también se apuntan con el con qué de llevar a sus hijos, el patinaje está de moda, además, no requiere de mucho equipamiento, te cargas los patines y ya está, es más accesible que otros deportes.

http://www.sheila-herrero.com/

¿Eres supersticiosa, verdad? Lo he leído por ahí…

Lo soy, mis manías consistían en llevar cada vez calcetines y ropa interior nuevas, no me gusta el número 13 ni los números impares.

Sin embargo, tienes 15 títulos Mundiales…

Claro, la niña bonita.

¿De dónde sacas tanta motivación para conseguir tantos?

En primer lugar, la exigencia de mi padre y luego que, claro, el patinaje es mi vida entera, no he conocido otra cosa. Siempre he estado igual de motivada.
El patinaje ha sido el amor de mi vida.

Ahora, retirada pero, cómo no, vinculada al patinaje como la que más, Sheila es feliz sobre todo por todas las pequeñas cosas que le suceden a diario y también por el amor que profesa hacia su pareja, está feliz y enamorada de él, al que define como “persona más especial del mundo”. No sé por qué pero a mí me da la sensación… y tengo la absoluta certeza de que si Sheila volviese, volvería a ganar todo, es la campeona más grande que ha dado el deporte español, lo dicen los títulos, su convicción y su corazón.

Entrevista realizada por Germán Piqueras a finales de Noviembre de 2011.

FUTUROS CAMPEONES

FRAN PÉREZ

Escucho por una voz de buena mano que hay un chico por ahí que sube a la bicicleta con un desparpajo inusitado. Tiene cara de pillo, es bajito para su edad y adelanta con la bicicleta a quien se le ponga por delante. Estamos hablando de Fran, un chico que proviene de una familia humilde de Requena, Valencia. En días posteriores tuve la oportunidad de hablar con su madre y le propuse una entrevista con él por aquello del “nunca se sabe”, pero más que por eso, por la verdad de la voz que me habló de Fran y porque una vez lo he visto y hemos hablado, creo que tiene madera para ser un ciclista. Pero no un ciclista cualquiera sino uno de aquellos que no son independientes porque dependen irremediablemente, en cuerpo y alma, de una bicicleta y de una carretera para alcanzar su propio equilibrio personal. La entrevista tiene lugar una agradable mañana de cielo despejado. Me cito con Fran en un bar situado delante de las famosas “Escalerillas” de la Antigua Villa requenense. Fran, tan puntual como tímido y con los pies colgando de la silla, me responde con voz bajita y risueña a unas preguntas que lo único que pretenden es ser una excusa o una muleta para que nos ofrezca más detalles de quién es y de quién quiere ser.
Fran, preséntate a los lectores.
-Me llamo Francisco Javier Pérez Rodríguez, nací en Requena el 27 de Noviembre de 1998.
Fran nace el mismo año mágico en el que Marco Pantani se impone en Giro y Tour, recuerdo cercano para los aficionados al ciclismo que hace que nos demos cuenta de lo joven que es.
Dinos a qué edad subiste por primera vez en una bici y si sentiste miedo.
-En bici de dos ruedas a los tres años y miedo nunca, si hasta aprendí a ir en bici antes que a caminar…
No querías andar pero en bici podías ir al fin del mundo. ¿Algún antecedente en la familia?
-Me han dicho que un tío de mi padre corrió alguna carrera con Bahamontes.
Sin duda, estos antecedentes en su familia dicen más que cien descripciones nítidas, hablar de Bahamontes en el ciclismo es como hablar de Picasso en la pintura, un nombre que crea escuela.

¿Qué te dice la gente que te ha visto competir?
-Me dicen que la bici es demasiado para mí, que cómo puedo subirme en ella.
Doy fe de la estatura de Fran, pienso que esta no está reñida con nada, la verdadera altura se lleva dentro. Fran tiene, como podemos ver en las fotos, cara y cuerpo de ciclista.
Supongo que seguirás el ciclismo por TV, cuéntanos en qué ciclista te fijas más.
-Sigo el ciclismo siempre que puedo, la Vuelta, el Giro, el Tour, hace poco seguí la Vuelta a España aunque reconozco que a veces me quedaba dormido. El ciclista que más me gusta es Alberto Contador.
¿Quién es tu ídolo?
-Miguel Induráin
Cuando Fran nació, Miguel Induráin ya era una leyenda por eso no debe extrañarnos esta admiración. Tenerlo como espejo es un buen indicio.
Abordamos ahora con una pregunta típica, ¿Qué quieres ser de mayor?
-No pienso en otra cosa que no sea ser ciclista. Si algo me impide serlo creo que tiraría por algo relacionado con ese mundo, no me veo en un trabajo donde no haya ruedas de por medio. Guarda de montes con moto o cualquier trabajo de ese tipo.
Las ideas claras pese a tu juventud, estoy seguro que le dedicas muchas horas a la bici, ¿Nos puedes decir cuántas?
-Pues como mínimo dos o tres cada día, suelo hacer recorridos de unos 30 km, aunque algunos días me los tomo de descanso, en verano subo más.
Fran, a la espera de comprarse una bicicleta de carretera, pedalea en una de montaña, podría considerarse ciclismo en ruta.
¿Por qué lugares te gusta ir?
-Baches, cuestas, el monte es lo que más me gusta.
¿Qué momento del día prefieres para pedalear?
-Nada más levantarme.
Uno cuando se levanta tiene ganas de hacer lo que más le apetece, un atleta corre y Fran, como no podría ser de otra manera, pedalea.
Veo que para ti, el ciclismo no es un hobbie, ¿verdad?
-No, es algo más serio, a lo que me quiero dedicar.
Fran quiere… y se nota, esta entrevista quizás es la mejor muestra de apoyo que debemos tener con él, lo mínimo que debemos hacer con un chico que sueña y pisa la realidad a la vez.
Dentro del ciclismo, ¿Qué prefieres, contrarreloj, pista, ruta…?
-Prefiero la ruta.
Su elección es fácil ya que a la ruta es a lo que ha dedicado la mayor parte de sus pedaladas.
¿Alguien te aconseja sobre cómo subirte a la bici?
-Ahora no, pero cuando comencé me enseñaron cómo debo hacerlo mis profesores de la B.T.T. Amadeo, Elías, José y Juanito, también mi amigo José con el que a veces salgo a dar pedales.
Yo creo que aquí debo mojarme y viendo como ha subido a la bici delante de mí debo decir que a Fran han podido enseñarle, no lo niego, pero lo más importante que tiene lo ha aprendido él solo, una bicicleta le es innata. Sobre ella, ¿Con qué color te sientes más cómodo?
-Es algo que me da igual. El que llevo ahora, azul y amarillo, me gusta.
Mi pregunta anterior iba destinada para obtener un “amarillo” (color del ganador del Tour) como respuesta, Pero no voy mal, su maillot lleva el color amarillo y encima, le gusta.
Cuéntanos qué tal te va en el colegio.
-Estudio 1 de E.S.O. No me gusta mucho estudiar y si tengo que elegir alguna asignatura me quedo con Educación Física y con Música, por otro lado odio el inglés y las matemáticas. El colegio no me gusta mucho.
Su propia madre, Isabel, me ha reconocido que el colegio no es su punto fuerte y que si no fuera por la bici no tendría el buen ánimo que demuestra en esta entrevista. El ciclismo es su refugio de la misma manera que la pluma lo fue para Bukowski.
Además del ciclismo ¿Te gustan otros deportes?
-Me gusta todo lo que tenga que ver con las ruedas y los motores: Motos, coches… aunque me gustan todos los deportes y también sigo el fútbol y el tenis.
Vivimos en un país donde el fútbol es el deporte rey, ¿De qué equipo eres?
-El fútbol me gusta pero no me apasiona, si tengo que elegir algún equipo me quedo con el Valencia y el Barça.
Fran me contesta a esta pregunta después de haber insistido yo unas tres o cuatro veces, su timidez la podemos considerar virtud, este chico tiene sangre en las venas.
¿Qué te dicen tus padres respecto a tu afición por el ciclismo?
-Mis padres me ayudan en todo lo que pueden, me ayudan los dos pero especialmente mi madre, me animan a que haga bastante deporte porque es bueno para la salud.
Pudiera parecer un tópico pero debería ser una realidad. ¿Qué crees que puede ser lo más bonito para un ciclista?
-Cuando mejor me siento es cuando adelanto a alguien, sobre todo a los chicos que me sacan varios años y centímetros. Esto demuestra que el ciclismo a Fran, sobre todo, le divierte y éste es el mejor indicio para su futuro. Cuando un oficio divierte, la obligación se esfuma y todo se torna devoción.
¿Es cierto que adelantas con la bici a chicos mayores que tú? No les sentará muy bien ¿no?
-Sí, adelanto a chicos de hasta 14 o 15 años, pero no dicen nada.
Supongo que asumen su superioridad. Según Fran no dicen nada, ¿Qué van a decir? Yo creo que se sentirán algo impotentes.

El hecho de ser deportista hará que las chicas se fijen más en ti, seguro. ¿Alguna novia por ahí?
Aquí Fran saca su vena más tímida y se limita a decir que no, con lo que cambiaremos a otro tema para que se encuentre más cómodo.
La música creo que se te da bien, tengo entendido que es otra de tus pasiones ¿Tocas algún instrumento?
-Toco la batería pero simplemente me lo tomo como un hobbie para desahogarme.
Además he oído por ahí que la toca con bastante energía, la misma que le pone cuando adelanta

TEST FUTUROS CAMPEONES

Una canción
“Pa la villa” de Hambre de Rumba.
Tu comida preferida
La tortilla de patatas de mi madre
Una película
“Tres metros sobre el cielo” y también la serie “Águila roja”
¿Quién crees que ganará el próximo Tour?
Espero que Alberto Contador
¿A qué ciclista te gustaría parecerte?
A Contador
¿A qué persona te gustaría conocer?
A Villa, Iniesta o Messi.
¿A qué ciudad te gustaría viajar?
A Barcelona.

Ahora puedes dejar aquí un mensaje para todo aquel que te lea, háblanos como ciclista y también como Fran, tienes toda la libertad que quieras para expresarte.
-Les diría a todos los jóvenes que practiquen el deporte de la bicicleta que es muy sano, que no tomen drogas y alcohol porque esas cosas les pueden quitar parte de su vida.
Cuando seas un ciclista reconocido acuérdate de concedernos otra entrevista, gracias por todo.

 

RETRATO

Bajo la aparente normalidad del nombre Francisco Javier Pérez Rodríguez se esconde un chico que no aparenta los doce años que tiene, todo es un disfraz, ya que a su corta edad ha ganado dos carreras de montaña: “La Noche Nocturna”, cuando contaba con diez años y el “Matutano” también con diez, una prueba que comprende entre Requena y el Rebollar. A parte de estos dos primeros puestos ha conseguido un segundo puesto de Marcha a los doce años y un tercer puesto en el Matutano por puntos, a los once años.
La primera carrera que ganó fue cuando al chico que iba primero se le salió la cadena y ahí estaba Fran, al acecho como el zorro más astuto para imponerse. Como todos, ha sufrido alguna que otra caída, pero las caídas son solo acciones necesarias en la vida de un ciclista, porque a Fran se le puede considerar desde hoy ciclista, ya que el ciclismo es lo primero en la vida de este joven requenense que cuando no pedalea se queda horas y horas viendo el ciclismo por televisión siguiendo a su gran ídolo, al que un día espera conocer, Alberto Contador.
Estamos ante alguien que tiene una pasión, dato que no podemos obviar, menos si cabe cuando le vemos pedalear montado en una bici que es el doble de grande que él, con la fuerza, la astucia y las maneras de, cuanto menos, un ciclista ávido de rutas y metas. Y es que hablamos de un chico que aprendió a ir en bicicleta antes que a andar y eso, dice todo. En este caso hablar de dependencia es una virtud, ya que Fran depende de una bicicleta para ser feliz.

FIRMA


La firma de Fran denota que es un chico seguro de sí mismo, que tiene toda la fuerza necesaria para llegar. La abundancia de formas curvas indica una tendencia a solucionar los problemas sin alborotos. El recorrido de la elipse, el círculo, va hacia la derecha, es decir, al futuro. Indicando la ascendente recta final una gran seguridad en sí mismo, valentía y en definitiva que Fran es un chico decidido. La firma pierde un poco de energía en su terminación, un factor que nos hace plantearnos que para mantener su energía debe reafirmarse en el apoyo de los demás.
“La bici ha sido un desahogo en su vida, pues el cole no ha sido su fuerte, gracias a la bici tiene algunos trofeos y eso le ha subido siempre su autoestima” Isabel, su madre.

Suerte, campeón

Quiero dedicar esta primera entrevista a mi amigo Luis, porque así lo siento y así quiero hacerlo, olvidando aquello del “toca o no toca”, a veces, siempre, hacer lo que sentimos es un deber.

Germán Piqueras

Introducción a DOGMADIVAN

Blog destinado a entrevistas, encuentros y conversaciones varias, con personas interesantes de cualquier ámbito.

No existiendo un patrón determinado para todas, ya que cada persona debe tener su propia entrevista/encuentro personal y particular. En algunas ocasiones no mostraré entrevistas sino experiencias propias vividas con personas que me han aportado sus vivencias.

El nombre del título proviene de dos palabras: Dogma y diván, si bien podemos resumir la palabra Dogma como doctrina o creencia en algo y diván como un mueble similar al sofá :

“En el siglo XIX, a partir del desarrollo del psicoanálisis, el diván comenzó a utilizarse en el consultorio: Sigmund Freud hizo uso de este mueble para que el analista escuchara a sus pacientes sentándose a espaldas de ellos, sin la necesidad de que hubiera un contacto visual”. (Wikipedia)

Así pues, la creencia en este mueble o mejor dicho, en la función de este mueble es la que debe el nombre al título.

Todo lo publicado en este blog está realizado por Germán Piqueras.